.

miércoles, 28 de abril de 2010

DE MAULLIDOS Y SOLEDAD




Era una gata común a simple vista ... de las que saltan de noche por los techos, que cazaba ratones, y le maullaba a la luna cada tanto en tono lastimero cuando le dolía el alma, asi era ...

Dormía sola porque asi le gustaba, se lamía el pelo para verse bien y se lamía las patas después de comer.Era arisca, solitaria y huraña, tenía una dureza en los ojos que se le había dado la vida, y su andar alerta demostraba que casi nunca se relajaba.

Pero le gustaba observar desde arriba a los demás gatos cuando se juntaban en el callejón.Se preguntaba por que les gustaba estar juntos, olerse y restregarse unos contra otros, inclusive pelearse si asi se daba.

Ella no, jamas permitía contacto de ningún tipo, cuando se cruzaba con alguno por ahi, levantaba la cabeza y la cola y entrecerrando los ojos seguía de largo, sin siquiera voltear.

Si alguno osaba querer olerla o acercarse de mas, bajaba las orejas y le maullaba amenazadora, generalmente eso bastaba, para ponerlos en su lugar.

No entendía la sociabilidad y mucho menos desde los sentimientos, era mucho mejor andar sola y valerse por si misma sin esperar nada de nadie … no era fácil a veces claro, pero ni siquiera se lo planteaba.

En los ratos que se permitía dormir, cosa que le desagradaba porque se sentía indefensa, se despertaba sobresaltada con imágenes de ella misma siendo muy cachorrita, metida adentro de una caja, con muchísimo frío y hambre, esos días fueron durísimos en su vida y fueron los que la marcaron aprendiendo muy pronto que nadie salvo uno puede hacer cosas por si mismo.

Se despertaba maullando triste y angustiada y vagaba por los techos con el alma fuera del cuerpo, mientras miraba la luna preguntando por que.

Le dolía tanto el cuerpo como la vida y mientras miraba sus uñas gastadas, muchas veces se preguntaba cual era el sentido de seguir viviendo de esa manera.

Cuando los observaba desde arriba, veía que sus congéneres no la pasaban tan mal y de hecho no vivían una vida solitaria, se ayudaban entre ellos y formaban familias que se transformaban en el eje de todo lo que hacían.

Asi todo, movía la cabeza y se daba cuenta que ella no tendría la menor idea de cómo buscar algo parecido, ni como conseguirlo, asi se estiraba cuan larga era y se retiraba a su conocida y fiel soledad.

Cierta mañana, el día amaneció gris, frío y con una llovizna que molestaba mas de la cuenta, acababa de comerse una pequeña laucha que apareció de golpe correteando donde ella estaba y aprovechó la oportunidad, se encontraba en el borde de un techo, cercano al parque donde una pared le cubría la cabeza lo suficiente como para no mojarse, se lamía sus patas tranquilamente, mientras miraba allá abajo la gente que caminaba apurada bajo sus paraguas.

De pronto apareció tras ella un gato grande que maulló agudo, tomándola por sorpresa, de donde había salido?, por qué estaba allí ?, enseguida se incorporó y enfrentándolo lo miró furiosa, bajando las orejas y la cabeza, el gato evidentemente buscaba refugio para no mojarse también y era evidente que pensaba sacarla de ahí, como diera lugar, en el momento que se estaban por enfrentar parte del techo donde estaba ella, se aflojó bajo sus patas dejándola caer al vacío, llevándola al borde de la desesperación y pensando que su momento había llegado.

Todo pasó en un segundo y lo único que sintió momentos mas tardes fue un dolor lacerante en una de sus patas y mucho dolor en todo el cuerpo, abrió los ojos y lo único que vió fue que estaba dentro de una caja, pero a pesar del dolor esta vez, la sensación no era la misma, estaba cómoda, mas de lo que recordaba haber estado jamás en su vida, el ambiente estaba inundado de un olor que la llevó sin saber que era, a un estado de hambre desesperante, no entendía que pasaba, y todo se mezclaba en sensaciones que no reconocía, miró sus patas y en una de ellas vio algo blanco que la cubría junto con algo duro que se la inmovilizaba, instintivamente maulló de dolor y quiso lamerse a pesar de que eso no se lo permitía.

En el momento siguiente apareció una niña, que agachándose frente a ella dijo:

_ Mamá, se despertó, pobrecita, veo el dolor en sus ojos …

_ Lógico hija, tuvo un golpe fuertísimo, tiene que agradecer que está viva y que solo se rompió una pata …

La niña la acarició suave en la cabeza y el cuello y por primera vez no quiso rechazar ese contacto, es mas le hacía muy bien y disfrutó de ello produciendo un ruido que no recordaba que sabía hacer … un tranquilo y suave ronroneo … cerró los ojos y aflojó el dolor que sentía en todo su cuerpo y mágicamente lágrimas comenzaron a aflorar de sus ojos, tantas que ni sabía que sucedía, sentía una revolución en su alma y un nudo en la garganta que no le permitia ni siquiera tragar, tenía tanto miedo, pero un miedo distinto, no como el de supervivencia, era miedo a estar sola … otra vez … esos momentos que estaba teniendo de sentirse cuidada, la habían golpeado a la cara peor que el golpe que acababa de tener y sentía aflorar sentimientos que ni sabía como manejar …

_ Mamá … está llorando! …

_ Hija, los gatos no lloran …

_ Te digo que está llorando mamá!

La madre ni siquiera se dio vuelta a ver lo que decía su hija y la niña alzándola la abrazó y le dijo al oído :

_ Tranquila … tranquila … nunca mas vas a estar sola, yo te voy a cuidar siempre y vamos a ser inseparables, nunca mas lágrimas si ??

La gata miró a esa niña a los ojos y sin poder controlar las lágrimas, maulló suave y restregó su cara contra la de su salvadora en señal de agradecimiento, sentía tanta felicidad que estaba aterrorizada, pero algo dentro suyo, le decía en ese momento que los días de angustia y soledad se habían acabado.

Una nueva vida parecía finalmente asomarse frente a ella, pero esta vez no iba a ser indiferente ...

16 comentarios:

Carugo dijo...

Nadie puede estar absolutamente solo. nadie puede valerse todo el tiempo por sus propios medios.
tarde o temprano necesitamos de alguien, del afecto de alguien...
Buen relato.
Un besote

Marina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marina dijo...

Sabe que si? .. yo pienso lo mismo, no se puede estar solo, pero bueno a veces la vida no nos enseña a todos de la misma manera a disfrutar de los demás.
Y al final como dicen por acá por mis pagos ... " No hay duro que no se ablande " y le ASEGURO que es asi!
Besote Caru!

Milecy dijo...

No me gustan los gatos...


(las sheguas se llevan mejor con los perros! =P)



Pero a pesar de todo, uno debe confiar en los otros, aunque nos cueste horrores, por más heridos que estemos...

LadyMarian dijo...

Me encantó! A pesar de que no me enganchan los gatos, perros y todas esas mascotas. No les tengo miedo ni me disgustan pero no me enganchan.
Sin embargo esta historia me conmovió!

Bueno, con respecto a que no se puede estar solo. Sí, lo primero que pensamos es que no se puede vivir solos pero hay muchos que "sobreviven" así.

Besos

MAMUCHA SILVIA dijo...

Hola bonita¡¡¡ esta historia me gusta en particular por lo bichera que soy, tengo tres gatitos, una de ellas, casualmente vino de la calle, y hoy esta mas que feliz, como la gatita de tu relato¡¡¡
me encanto¡¡
muchos besitos¡¡¡

ElFlaco dijo...

Cuando se cierra una puerta se abre otra y si no alguna ventana, por mas abatidos, solos o abandonados, por mas duros, fuertes e inamovibles intentemos parecer, siempre aparece esa mano amiga terrenal, espiritual o interior que nos impulsa a seguir... bueno no siempre, pero tambien depende de uno no ?

Jazmin dijo...

Muchas veces nos vemos obligados a ejercer un rol autosuficiente, distante, inalcanzable, insensible.
Por pura protección, seguramente.
Lo bueno sería que cuando llegue esa mano acariciadora, que sí merece que las defensas caigan, uno esté a tiempo de entregarse... como la gatita.

Linda. Beso.

Marina dijo...

MILE
Ajajajajaa, bien " tuyo " ese coment!, casi que te veo con la ceja levantada mira ... :P
No te hagas la shegua loca que bien que tenés tu parte de " gatita domesticada " ajajajja.
Te quiero nena!

LADY

Me alegro haberte conmovido considerando que no sos " bichera ", pero bueno es asi, hay mucha gente sola, creo que no siempre es una elección ni estar solo ni acompañado, pero si creo que se puede hacer algo desde uno mismo pra revertir eso, aunque no sea fácil.
Besos linda!

SIL

Viste ??, si esta historia no tiene nada de original, yo tambien cuando era chica levantamos un gato de la calle y le " cambiamos la vida ".
Me alegro que te haya gustado, besos nena!.

FLACO

Claro que siempre aparece esa " mano amiga " te ASEGURO que lo compruebo día a día !!.
El tema es estar " alerta " y saber ver cuando aparece y no dejarla ir.
Son tan importantes los vínculos en la vida.

JAZ

Exacto nena, es lo que le decía a El Flaco, estar " alerta " y no dejar pasar la oportunidad de " bajar " la guardia cuando aparece esa oportunidad especial.
Besote nena!

laura dijo...

se me ocurre que la gente que vive como la gata de tu historia, está protegiéndose de algo o de alguien, depende de tantas cosas ejercer ese mecanismo de autodefensa que si me pongo a enumerar hago un posteo dentro de los comentarios

en cierta forma me calza este sayo, vos me conocés intimamente y sabés de qué hablo, pero bueno a fuerza de ser sincera y en mi "defensa" digo que no me presiones...dejame sola, que termino como la gata, sumisa y reclamando más

lindo lindo Mari, besote enorme
tqm

Marina dijo...

NENIS

Es una conducta mas que común te digo, mucha gente tiene el escudo " siempre arriba " y muy lejos de criticarlo creo que lo entiendo profundamente, pero bueno es mas fuerte que yo " tirarles abajo " parte de esa defensa, generalmente me sale bien no ??
Aunque como todo debe haber un equilibrio, ni entregada a todo, ni alerta siempre, un poco de cada cosa según la situación, creo que es lo mejor.
Y te digo algo ??, conozco muy bien tus mecanismos, por eso te dejo ...
Sabés que yo también Lau.
I missed you today girl!

Yoni Bigud dijo...

La redención siempre llega. Hay que tener buena voluntad y un poco de suerte.
Muy bueno.

Un saludo.

Marina dijo...

Seguro, es lo mismo que yo dije, ayudar un poco y estar alertas.
Gracias!, beso!

Marina dijo...

Y 14 ... claro ... a su salud Yoni!

julie dijo...

algo en mi se identifica con la gata, cuando en la vida nos golpeamos duro, en ella el hambre, hace que nos pongamos un escudo para ya no sufrir, pero lamentablemente ese escudo solo nos sirve para alejarnos del amor, de quien verdaderamente nos necesita o de quien necesitamos. Gracias a Dios tanto la gata como yo logramos sacarnos el escudo, seguro que podemos volver a ser lastimadas, pero tambien es seguro que el amor nos va a curar...
Hermoso flaqui!!! se me salto una lagrimita.. besotes

Marina dijo...

JULI

Otraaa que se hace la dura al p*, aunque te entiendo.
No te digo nada, me encanta que te haya gustado y emocionado, significa que llegó.
Besote mas que grande linda !!