.

viernes, 30 de julio de 2010

VOLVIENDO


El la extrañaba, horrores la extrañaba y el solo hecho de saber que la iba a volver a ver, le hacía tener la piel erizada y un nudo en la garganta ...
Luego de ducharse se vistió la mas informal posible, se puso la colonia que recordaba que a ella le encantaba y respirando hondo cerró la puerta y se fue.

El sol parecía tener otro brillo, y la gente en la calle parecía que caminaba en cámara lenta, todo parecía haberse detenido y solo sus pasos firmes y su corazón agitado parecían mantener un ritmo mas real.

Al llegar a la placita, siguió caminando despacio rodeando los árboles y buscándola en todas las mujeres que veía caminar, prendió un cigarrillo en un gesto de evasión y en la primera aspirada pareció tragarse todo el humo que sus nervios le permitían.

Antes de dar la segunda pitada la vio en la esquina opuesta a él, hermosa ... perfecta, casi brillante ... Diosssss, las manos le temblaron y tuvo que cerrar la boca porque parecía que el corazón iba a salírsele, en un segundo respiró hondo y cerrando los puños con fuerza comenzó a caminar hacia ella.

Ella lo vio y de inmediato se le dibujó una sonrisa amplia, sincera y preciosa, por un segundo pensó si no era demasiado esa mini de jean tan corta y esa blusita con hombro descubierto para las 5 de la tarde, pero ya era tarde, se acomodó el pelo en un gesto nervioso pero casual y siguió caminando, mirándolo fijo y sintiendo que los pasos que le faltaban hacia el se hacían eternos.

Al llegar uno frente al otro se abrazaron profundo, apretado, sin palabras, deteniéndose el tiempo solo para ellos dos, ella se perdió en su cuello, aspirando ese perfume que tanto había extrañado, el no podía abrir los ojos, solo atinó involuntariamente a besar ese pelo y cuello de manera instintivamente y lleno de amor.

_ Pensé que no ibas a volver ...
_ Yo pensé que no ibas a esperarme ...

_ Intenté no esperarte, pero mi alma y mi cuerpo me hicieron una guerra silenciosa y sublevada ...
_ Menos mal que tengo aliados ...
_ Menos mal que les hice caso ...

_ ...
_ No hables mas por favor, besame y decime que no te vas nunca mas ...
_ No podría ...


7 comentarios:

Minombresabeahierba dijo...

Hay hombres que son como bumerangs, por eso hay tantas Penélopes!

Besotes, nenaaaaaaaaaa

laura dijo...

ves...ves...
te das cuenta que algo no cierra?no podés postear TAN opuesto

hermoso, sencillo y natural
me encantó Mari

besotes

Briks dijo...

quizá lo mejor de las partidas sea la vuelta...



(nunca más atinada una entrada)
ABRAZO GRANDE

Jazmin dijo...

Marina, me hiciste revivir una sensación que me llena cada vez que sueño despierta con una vuelta.

El mismo nerviosismo, el corazón que se paraliza un segundo al verse, el quedarse quietos tratando de fundirse.

Claro, sin la mini. Que una fantasea, pero tampoco va a salir disfrazada de jovencita a esta edad, vea.

Beso grande (x2)

carlos dijo...

marina excelente escrito besos

Yoni Bigud dijo...

Uno piensa que el otro no vuelve. El otro piensa que uno no espera. Lo malo es asumir. Pensar por el otro. Lo mejor es no hablar y hacer lo que uno siente.

Un saludo.

Juan Carlos dijo...

Distancia y tiempo, son las pruebas extremas del amor. Son la fragua que forja los amores nobles y donde sucumben los que sólo parecían serlo.
Distancia y tiempo son como la brisa y el viento que apagan la pequeña flama, pero que avivan las llamas de una gran hoguera.
Distancia y tiempo, hacen de dos amigos dos extraños que ni se recuerdan. Pero también distancia y tiempo, hicieron de este extraño que te escribe, un amigo que no te olvida.

Es un gusto volver aquí, Marina.